top of page

Cómo afecta el estrés a nuestro cabello y cuero cabelludo?

El estrés puede tener varios efectos sobre nuestro cuerpo, incluido el cuero cabelludo y el cabello. Aunque el estrés en sí mismo no es la única causa de problemas en el cuero cabelludo, puede exacerbar ciertas condiciones y contribuir a otros problemas. Aquí hay algunas formas en que el estrés puede afectar el cuero cabelludo:

  1. Alopecia areata: El estrés emocional puede desencadenar o empeorar la alopecia areata, una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca los folículos pilosos, lo que resulta en la pérdida de cabello en áreas específicas del cuero cabelludo.

  2. Efluvio telógeno: El estrés extremo puede provocar un aumento en la fase telógena del ciclo de crecimiento del cabello. Esto lleva a una mayor caída del cabello, conocida como efluvio telógeno. La pérdida de cabello puede ser temporal y generalmente se resuelve cuando se maneja el estrés.

  3. Picazón y sequedad: El estrés puede alterar el equilibrio de aceites naturales en el cuero cabelludo, lo que puede provocar sequedad, irritación y picazón. Esto puede ser especialmente problemático para personas con piel sensible.

  4. Dermatitis seborreica: El estrés puede exacerbar las afecciones del cuero cabelludo, como la dermatitis seborreica (caspa). Si bien la caspa no es causada directamente por el estrés, el estrés puede empeorar los síntomas debido a sus efectos sobre el sistema inmunológico y la producción de aceite en el cuero cabelludo.

  5. Cambios en el patrón de cabello: En algunos casos, el estrés crónico puede contribuir al adelgazamiento general del cabello o incluso a la pérdida permanente en ciertos patrones, especialmente en personas genéticamente predispuestas a la calvicie.

  6. Enfermedades autoinmunes: El estrés prolongado podría agravar las condiciones autoinmunes preexistentes, como el lupus eritematoso sistémico, que puede afectar tanto la piel como el cuero cabelludo.

  7. Hábitos de cuidado inadecuados: Las personas bajo estrés pueden descuidar sus hábitos de cuidado personal, lo que incluye el cuidado del cabello y el cuero cabelludo. Esto puede conducir a problemas como el aumento de la acumulación de grasa, la falta de limpieza adecuada y el uso excesivo de productos químicos en el cabello.


Ya ves cómo puede afectar el estrés al cuero cabelludo de diversas maneras, desde el aumento de la caída del cabello hasta la exacerbación de condiciones preexistentes.


Si experimentas problemas en el cuero cabelludo relacionados con el estrés, es recomendable abordar tanto las causas subyacentes del estrés como los problemas específicos del cuero cabelludo para mantener una salud capilar óptima.





Todo y que sabemos que es difícil evitar completamente el estrés en la vida moderna, hay varias estrategias que puedes adoptar para reducir sus efectos negativos en tu cabello y cuero cabelludo, te dejamos a continuación nuestros consejos de INNER BEAUTY o BELLEZA INSIDE OUT,

  1. Mantén un estilo de vida saludable: Una dieta equilibrada, ejercicio regular y suficiente descanso pueden ayudar a reducir los niveles de estrés y mejorar la salud en general, lo que también se reflejará en la salud de tu cabello.

  2. Practica técnicas de manejo del estrés: La meditación, el yoga, la respiración profunda y la atención plena son ejemplos de técnicas que pueden ayudar a reducir el estrés y promover una sensación de calma, y si para ti es muy dificil meditar, hazlo a través de los mindfullness massages de KōAN CLUB, diseñados expresamente para conectar con tu interior y relajar el nervio Vago.

  3. Establece límites y prioridades: Aprende a decir no cuando sea necesario y establece límites claros en tus compromisos para evitar el exceso de trabajo y la sobrecarga.

  4. Mantén una rutina de cuidado del cabello: Mantener una rutina regular de lavado y cuidado del cabello puede ayudar a mantener el cuero cabelludo limpio y saludable.

  5. Evita el uso de productos químicos: El uso de productos químicos para el cabello, como tintes, champús de uso diario que no sean sin sulfatos y tratamientos químicos, pueden dañar el cuero cabelludo y el cabello. Opta por productos suaves y naturales, invertirás en salud capilar y lo agradecerás alargo plazo.

  6. Utiliza productos adecuados: Elije champús y acondicionadores que sean apropiados para tu tipo de cabello y cuero cabelludo. Evita aquellos que contienen ingredientes agresivos.

  7. Masaje del cuero cabelludo: Realizar masajes suaves en el cuero cabelludo puede mejorar la circulación sanguínea y ayudar a aliviar la tensión.

  8. Tiempo de relax: Dedica tiempo a actividades que disfrutes y que te relajen, ya sea leer, escuchar música, dar un paseo o pasar tiempo con amigos y familiares. Y ríe, aunque parezca mentira, reír segrega serotonina, lo que equilibra el cortisol en sangre, factor detonante en el envejecimiento debido a que desencadena los radicales libres.

  9. Descanso adecuado: Asegúrate de dormir lo suficiente, ya que el descanso es crucial para manejar el estrés.

  10. Busca apoyo: Si el estrés se vuelve abrumador, considera hablar con un terapeuta para empezar un tratamiento de acupuntura, biopuntura, masaje neurosensorial, o lo que considere adecuado para ti.

  11. Hobbies y actividades creativas: Participar en actividades que te gusten y te permitan expresarte creativamente, las actividades creativas usan el otro emisferio del cerebro, por lo que te liberará tensión y tu emisferio izquierdo se relajará mientras usas el derecho.

  12. Desconexión digital: Reduce el tiempo que pasas en dispositivos electrónicos y redes sociales para evitar la sobreestimulación y el estrés relacionado con la tecnología. OJO, este punto es muy muy importante, ya que el nervio óptico va directo al cerebro!

Recuerda que no existe una solución única para todos, y puede ser necesario experimentar con diferentes enfoques para encontrar las estrategias que mejor funcionen para ti.


Si sientes que el estrés está afectando negativamente tu cabello y bienestar general, considera una visita informativa con nuestro equipo Biomédico para orientarte y empezar con el método KōAN personalizado para ti.







bottom of page